Posicionamiento web tiene un gran enemigo del que todos hemos oído hablar y al que todos tememos, y no es otro que el “adorable pingüino” de Google, el cual fue lanzado en abril de 2012 en su primera versión y está de camino la tercera.

 

En la popular película de Alex de la Iglesia “El día de la bestia”, el sacerdote interpretado por Alex Angulo tenía la certeza de que se acercaba el apocalipsis, y con él, el reinado del mal. Quienes nos desenvolvemos en el mundo digital tenemos otra certeza, y además, casi igual de aterradora.

Nuestro particular día de la bestia tiene un nombre, el día del pingüino. Sabemos que va a llegar, aunque no sepamos cuando. Pero solo es cuestión de tiempo que el pingüino vuelva a la carga en lo que sería su tercer día de furia desatada.

Ante la inevitabilidad de ese hecho, hemos de estar preparados y tomar todas las medidas necesarias. El objetivo es que, cuando ocurra, su impacto SEO sobre nosotros sea lo menos dañino posible.

El día del pingüino no dejará a nadie indiferente. Algunos, los que han hecho los deberes saneando su perfil de backlinks y desautorizando cualquier enlace entrante que pueda ser considerado como tóxico por Google, estarán de enhorabuena. Presumiblemente “Papá google” les premiará con una mejora en las SERP´s en su posicionamiento web y se felicitarán por haberse adelantado a los acontecimientos.

Para otros el día del pingüino significará el apocalipsis, el caos, la catástrofe total. Inversiones millonarias tiradas a la basura, ambiciosos proyectos que parecían exitosos, de repente, pasarán a las profundidades del abismo condenando a sus promotores a la ruina más absoluta.

Pero más allá de las consecuencias positivas o negativas que pueda llegar a tener la tercera actualización del algoritmo de Google sobre tu posicionamiento web, hay un aspecto que ha levantado ampollas, y es la posibilidad de que algunas personas puedan aprovecharse de él para obtener un beneficio a costa de perjudicar a otros.

Que Penguin se haya mostrado tan eficaz en la detección de enlaces basura ha despertado no pocas suspicacias.

SEO Negativo

¿Estamos verdaderamente a salvo del juego sucio de nuestros competidores?

El SEO negativo es una realidad más frecuente de lo que en un principio pudiésemos pensar, y por mucho que Google afirme trabajar duro para detectar y evitar ese tipo de prácticas, no podemos delegar en terceros la responsabilidad de mantener a salvo nuestro sitio. Desde luego, Google ya se ha encargado de dejar muy claro que esa tarea no les corresponde a ellos.

 
posicionamiento web

RECUPERARTE DE UNA PENALIZACION

Las consecuencias de verte afectado por Penguin no son leves. Tu posicionamiento web puede caer en picado en los rankings y verse afectado durante meses, con el coste económico que ello conlleva. Por lo tanto, mantener una política preventiva parece la mejor opción para evitar tan doloroso impacto.

Un buen comienzo es asegurarnos de que nuestro sitio no se ha visto afectado. Para ello, podemos ir a reconsideration.org y hacer la pertinente comprobación.

Si tu tráfico ha sufrido variaciones en las fechas aproximadas a las anteriores apariciones del pingüino, es posible que te hayas visto afectado, y necesitarás hacer un estudio en profundidad para asegurarte de que así ha sido, ya que un descenso en el número de visitas coincidente con el lanzamiento de Pengüin no significa necesariamente que ambos factores deban estar relacionados.

En el caso de que finalmente tengas la certeza, debes de ponerte manos a la obra de inmediato para asegurarte de que todos y cada uno de los backlinks que apuntan a tu sitio cumple con las directrices de Google. Y esto no es una opción. De no llevarlo a cabo prepárate para no levantar cabeza en mucho tiempo.

MAS VALE PREVENIR

Si por fortuna todo está correcto y no has sufrido consecuencias, debes trabajar para que continúe siendo así en el futuro. La línea iniciada por Google no va a cambiar así pues más vale ir haciéndose a la idea de que el control de los backlinks que nos apuntan es una tarea más que debes incorporar a tu rutina de trabajo.

Es hora de hacer una limpieza en profundidad de cualquier enlace mínimamente sospechoso que puedas haber creado. Enlaces comprados, servicios automatizados de backlinking que podamos haber utilizado en el pasado y que nos hayan generado enlaces de baja calidad…todo lo que sea susceptible de despertar la ira del pingüino, debe ser saneado.

Por supuesto, una vez que hayas ejecutado todo este proceso es fundamental que no vuelvas a caer en los mismos errores. Olvídate de los atajos y las prácticas de riesgo. Toca seguir escrupulosamente las líneas de actuación que marca Google.

Tal vez leyendo todo esto creas que no debes preocuparte porque tú siempre has sido un buen chico que ha hecho las cosas correctamente. ¿Crees que por ello estás a salvo de verte afectado por Pengüin? Siento decirte que te equivocas.

seo-negativo

Como ya hemos señalado anteriormente, no hay que subestimar la maldad de tus competidores. Que el perfil de enlaces que tú hayas creado sea inmaculado no significa que no puedas haber sido objeto de SEO negativo. Es más, cuanto más fielmente sigas las directrices de Google y éste mejor trato dé a tus sitios, más expuesto estás a que otros quieran tumbarte usando el juego sucio.

Así pues, aunque tengas la conciencia tranquila respecto a tu proceder en el pasado, y las tuyas sean de las webs que no se han visto afectadas por Penguin, debes mantenerte alerta y tener los cinco sentidos puestos en conservar limpio tu perfil de enlaces entrantes. Los competidores y sus acciones también son un factor en esta ecuación.

Es un engorro tener que estar preocupándote en tu estrategia SEO constantemente por revisar tus backlinks, cierto, pero no te queda otra. Google marca las reglas del juego, y este es el precio que ha señalado para todos aquellos que quieren continuar recibiendo tráfico orgánico.

En conclusión, lo que cabe deducir de todo lo expuesto es que asegurarte regularmente de que tu perfil de backlinks está limpio es una inversión de tiempo altamente rentable. Si no estás haciéndolo ya, no conviene demorarse en tomar medidas y desautorizar los enlaces tóxicos que apuntan a tu sitio, antes de que el nuestro simpático animalito vuelva a desatar otro de sus temibles ataques.
Tu y yo sabemos que eso ocurrirá. Y has de estar preparado para cuando suceda.

Pin It on Pinterest